Publicidad
Cultura · 2 de Marzo de 2021. 20:43h.

El otro ejército fantasma que también derrotó a Hitler

Los americanos utilizaron tanques hinchables para engañar a los alemanes

El otro ejército fantasma que también derrotó a Hitler

Soldados americanos con uno de los carros de combate inflables

Hasta ahora creía que la máximo tomadura de pelo de la II Guerra Mundial había sido poner a Patton al frente de un ejército fantasma antes de la invasión de Normandía: el inexistente First United States Army Group (FUSAG)

El general americano, castigado tras un incidente con un soldado en Sicilia y haberse ido de la lengua en un acto con periodistas, se quedó en efecto en casa durante el D-Day. Eisenhower, sin embargo, tuvo que recurrir a él cuando los Aliados quedaron empantanados en Normandía.

La victoria en la Bolsa de Falaise -el principio del fin en el frente occidental- es mérito suyo y de sus tropas. Posteriormente volvería a sacarles las castañas del fuego en la Batalla de las Ardenas cuando, al frente el Tercer Ejército, liberó Bastogne del asedio.

Pero había otro ejército fantasma: una unidad estadounidense de 1.100 artistas, diseñadores e ingenieros de sonido que se movió por Francia utilizando tanques, artillería, camiones jeeps e incluso aviones inflables para simular un ejérctio entero de más de 20.000 hombres. Uno de ellos el sargento Stanley Nance, que el pasado mes de febrero celebró su 103 aniversario.

33186-foto1.jpg

 

46556-screensnapz052.jpg

Miembros del Ejército Fantasma de Estados Unidos

También utilizaban efectos especiales, muy avanzados para su época, con el objeto de engañar al enemigo. Ahora la National D-Day Memorial Foundation, con sede en Virginia (Estados Unidos) ha pedido la Medalla de Oro del Congreso para las unidades que formaron part del “Ejército Fantasma”.

Su contribución al esfuerzo de guerra, precisamente por su carácter secreto, no trascendió hasta que el historiador Rick Beyer y realizó un documental en el 2013 y dos años más tarde publicó un libro con la ilustradora Elizabeth Sayles Su padre, Bill Sayles, había sido soldado del Ejército Fantasma.

La petición indica que “desde Normandía hasta el Rhin, estos maestros del engaño burlaron a los alemanes con una creatividad y un talento que salvaron miles de vidas.

Rick Beyer es un documentalista galardonado y autor de varios libros. Escribió la serie de libros The Greatest Stories Never Told y produjo películas para PBS, The History Channel, National Geographic y el Smithsonian Institution./ Un reportaje de Xavier Rius

76849-screensnapz050.jpgCarros de combate inflables en una foto aérea

Publicidad
Publicidad

6 Comentarios

Publicidad
#8 carlos sanchez manils, mollet del vallés, 03/03/2021 - 10:14

fins i tot al més inteligent s'el pot enganyar,...Juan Pujol(garbo), Mi5 wiston churchill, Patton...varen enganyar a Hitler per l'operació Overlord

#7 Onofre de Dip, Barcelona, 03/03/2021 - 07:47

En castellano hay un libro muy entretenido sobre las operaciones de decepción:

"ENGAÑOS DE GUERRA. Las acciones de decepción en los conflictos bélicos." Francisco A. Marín. Inédita Editores. 2004. 352 páginas.

#6 Uno que os lee, Uno que os lee, 03/03/2021 - 00:40

Creo recordar que la novela de Ken Follett "El ojo de la aguja" iba precisamente de un espía alemán que descubre el truco de las maquetas aliadas e intenta escapar a Alemania para alertar a los jerarcas nazis justo antes del Día D. Hay película homónima de Richard Marquand con Donald Sutherland en el papel de espía. Se la recomiendo, Sr Rius.

#5 Patumeiro, Sant Patumet, 02/03/2021 - 23:10

Xavier gracias por estos reportajes, son aire fresco entre tanta mala noticia.
Por cierto, ya q pones videos de youtube, hay muy buenos videos por esta plataforma sobre tematica de Historia y de la 2ª Guerra Mundial, algunos hechos por catalanes, como Trufault o GmitU - Segunda Guerra Mundial. La gente se lo curra q da gusto.

#2 BJMR, Bilbao, 02/03/2021 - 22:08

No den ideas a los separatistas, que son capaces de pedirle a alguna de las jugueteras catalanas que les monten el ejército de la señorita Pepis.