Publicidad
Cultura · 14 de Febrero de 2020. 19:19h.

La verdadera memoria histórica

Víctor Amela recoge veinticinco testimonios de la quinta del Biberón

La verdadera memoria histórica

Víctor Amela, desde el castillo de Miravet, sobre el río Ebro (foto: Víctor Amela)

El periodista de La Vanguardia Víctor Amela ha reunido en el libro ‘Nos robaron la juventud’ (Plaza & Janes) a 25 testimonios que participaron en la batalla del Ebro, durante la Guerra Civil, como miembros de la llamada quinta del Biberón, jóvenes que en 1938 tenían entre 17 y 18 años.

Uno de los entrevistados es Vicenç Ibàñez, quien explica que “cumplí 18 años… y ¡al frente! Tuve que llevar de casa un plato, un cubierto, una cantimplora y una manta”. Relata que su primer combate fue en La Sentiu (la Noguera) “entre humaredas, tiros, miedo”.

Ibàñez rememora otro momento en el que “avanzábamos bajo fuego enemigo, me acerqué a un margen por cubrirme… y mi sargento me golpeó por detrás en la espalda con su culata: ‘¡Cobarde!’, me soltó”.

Pere Pastallé, otro testimonio, explica a Víctor Amela que al inicio de la guerra mataron a un vecino “por ir a misa”. “Sacaron los santos de la iglesia, los apilaron y quemaron en las afueras: lo vi desde lejos”. Así es como describe el inicio de la Guerra Civil.

Le reclutaron con 17 años e instruyeron como “ametralladora”. “A los pocos días nos mataban por el Segre”, afirma Pastallé, quien señala la retirada como el peor momento de la batalla del Ebro, porque “anduvimos perdidos cuatro o cinco díaas sin comer”.

“Me arrastré de cráter en cráter de bomba, con la manta en la cabeza para protegerme de la metralla de tantas granadas rompedoras…”, es la experiencia que vivió Jaume Calbet en la batalla del Ebro. “Éramos críos y no imaginábamos lo que nos venía”, lamenta.

Jaume Vallès, otro superviviente de la quinta del Biberón, detalla que al inicio de la Guerra Civil “el comité anarquista empezó a quemar tallas de la iglesia y tomó todas las entradas del pueblo”. De su paso por la batalla del Ebro, recuerda “lluvia de metralla, y nosotros sin casco: nos cubríamos la cabeza con un pedazo de madera, con la manta”.

Víctor Amela es periodista de La Vanguardia desde hace 35 años, donde forma parte del equipo de ‘La contra’ y hace crítica televisiva. Ha impartido clases de periodismo en varias universidades y colabora en programas de radio y de televisión, como Aruser@s (La Sexta) o El món a RAC1. También es autor de cuatro novelas y diversos ensayos.

Publicidad
Publicidad

2 Comentarios

Publicidad
#2 Fer, BCN, 14/02/2020 - 22:01

Mal que nos pese, y siendo nieto de un comandante del Ejercito Popular, en frente tenian un ejercito jerarquizado y profesional. Y para carne de cañon ya estaban las Banderas de Falange y el Requeté, que tambien cayeron como moscas.

#1 Guineu, Barna, 14/02/2020 - 19:44

Aixo ens demostra que la república era puta merda, i els seus comadamens una cola de capdecollons,i no es mereixien una cosa que la derrota com va pasar.