Cultura · 18 de Agosto de 2022. 13:34h.

Las lágrimas de Pétain

El mariscal lloró el día del armisticio porque consideraba que Alemania necesitaba una derrota contundente

Las lágrimas de Pétain

No sabía decirles si Pétain lloró con la razzia del Vel d’Hiv, cuando encerraron a judíos franceses antes de llevarlos al matadero. No he llegado todavía a esta parte porque avanzo poco a poco en la biografía que le ha dedicado a historiadora francesa Bénédicte Vergez-Chaignon a la figura del mariscal de Francia (2020).

La compré hace años en una librería de París -mientras hacía tiempo antes de entrevistar a Jordi Canal, profesor en la Écle des Hautes Études en Sciences Sociales- y éste verano le he hincado el diente. Poco a poco porque no hay ni siquiera traducción en castellano a la espera de que un editor avispado acometa la tarea e incluso invite la autora a venir.

Vergez-Chaignon (1965), profesra en la presitigiosa Sciences Po de París -el Instituto de Estudios Polítcos- está curtida en estas lides. No en vano ha publicado también Los secretos de Vichy (2019) y La historia de la depuracíón (2010), entre otros.

Hasta ahora hay cuatro biografías dedicadas al mariscal francés además de la citada. La de Marc Ferro (1924-2021), la de Guy Pedroncini, que también he empezado; y la de Herbert Lottman 1927-2014), que ya he encargado. No sé decirles sobre ésta última porque no la he leído pero la que dedicó a Albert Camus es un clásico.

Por eso hace toda la pinta que la biografía de Vergez-Chaignon la definitiva. Aquella destinada a pasar a la historia como la canónica: la que fija el personaje. Y no debe ser fácil hacer una biografía de un personaje como Pétain.

Pétain es probablemente la figura más traumática de francia: el vencedor de Verdún, el ‘salvador’ de Francia tras la debacle de 1940 y que luego acaba colaborando abiertamente con los nazis aunque, la verdad, no sé si podía hacer otra cosa.

Seguramente la duda es sobre el grado de colaboración y, desde luego, hubo franceses mucho más colaboradores que él: Pierre Laval, que llegó a primer ministro -ya lo había sido en los años 30- o Joseph Danrnand, de la temida Milicia Francesa.

De hecho, el III Reich sedujo también a figuras de las letras francesas como Louis-Ferdinand Céline o Pierre Drieu la Rochelle, éste acabó fusilado en 1945. Ya puestos hasta Coco Chanel. E incluso François Mitterrand empezó en las filas de Vichy.

Pero, a lo que íbamos, Pétain lloró el día del armisticio durante la I Guerra Mundial. Cuesta imaginar a un mariscal de Francia -lo nombraron pocos días después- derramando unas lágrimas.

No por la consecución de la paz o por todos los muertos que había visto -¡Verdun fue una batalla de desgaste de diez meses!- sino porque consideró que era una paz prematura, que había que ir hasta el fondo.

El propio Pétain, en el texto de alguno de sus colaboradores lo explica así, “el 9 de noviembre por la mañana me enteré que Foch y Weygand estaban a punto de redactar el texto del armisticio” que tenía que entrar en vigor el día 11 del 11 a las once de la mañana.

El mariscal lo justifica porque era partidario de “una victoria contundente, netamente francesa y además en suelo alemán”. De hecho, todo estaba a punto para una ofensiva francesa en Lorena -uno de los territorios arrebatadas tras la guerra franco-prusiana- el 14 de noviembre que, en su opinión, habría sido el golpe de gracia de los ejércitos alemanes, ya exhaustos.

“Nosotros tendríamos que haber entrado en Alemania, hacer ver al pueblo alemán que es la guerra y firmar el armisticio en una localidad alemana. No habría habido jamás un Hitler para explicar que el Ejército alemán no había sido vencido y que se había retirado por su propia voluntad”. Pues puede que igual tenía razón./ Un reportaje de Xavier Rius

Publicidad
Publicidad

4 Comentarios

Publicidad
#5 Patumeiro, SantPatumet, 18/08/2022 - 18:35

Asi empezo todo
https://www.youtube.com/watch?v=SJEHzU2rb20

#4 Don Tancredo , El Carmelo , 18/08/2022 - 18:19

Podían haber entrado en Alemania en el momento en que esta invadía Polonia. No había defensa en la frontera occidental.

#3 Real Madrid 1979-80, Barcelona , 18/08/2022 - 15:42

Petain venció en la batalla de Verdún y salvó a Francia cuándo solucionó con habilidad y comprensión los motines generalizados del ejército francés en 1917. No obstante, es cierto que le fallaron los nervios en la ofensiva final alemana de la primavera de 1918 mientras el general Foch mantuvo la calma y fue el auténtico salvador de Francia.

#1 Onofre de Dip, Vigo., 18/08/2022 - 14:08

Petain es una figura difícil. Su mejor momento fue, sin duda, la crisis de los motines de 1917, después del fracaso de la ofensiva de Nivelle. Petain heredó el mando de un ejército descompuesto, con la mitad de sus divisiones sublevadas. Él les devolvió la moral, la esperanza. Y les permitió resistir y vencer en el verano-otoño de 1918.