Publicidad
Cultura · 22 de Septiembre de 2015. 08:28h.

"Mas ha destruido Convergència"

Valentí Puig, autor de "Dones que dormen": "Hay un expansionismo musulmán"

"Mas ha destruido Convergència"

Valentí Puig, con su último libro en las manos, frente a la biblioteca de su domicilio

Tengo la teoría personal que, en un país de cultura anglosajona, a Valentí Puig se lo rifarían y escribiría en The Times o saldría por la CNN. Pero cometió el error de nacer en un rincón del Mediterráneo y no sale ni por TV3. Desde 1967 escribió un dietario. O sea que, si me salen los números, de eso hace casi cincuenta años.

Ahora acaba de publicar "Dones que dormen", el período que va de 1986 a 1990. Es la época de la crisis de UCD, de la dimisión de Suárez, de la mayoría absoluta del PSOE, del referéndum de la OTAN. Con otras palabras: el Muro de Berlín aún existía. Pero vayamos con cuidado porque, a veces, la historia se repite.

Los otros, por si alguien los quiere recuperar, son "Matèria obscura" (1991), "Porta Incògnita" (2002) o "Rates al jardí" (2011).

- Usted no se ha ocultado que es conservador. Incluso en los años 80 y 90, cuando aún estaba peor visto que ahora, ya lo era.

Me considero un conservador de centro. La verdad es que un conservador no es un reaccionario ni alguien de derechas de toda la vida. Es creer que la experiencia histórica es más útil que la abstracción ideológica. El conservador puede ser reformista -de hecho, los grandes conservadores lo eran- porque se trata de reformar para poder conservar mejor. El cambio por el cambio es una psicosis rupturista. Y ya es raro que en la Catalunya de ahora nadie quiera ser considerado conservador.

- Debe ser el único que conozco que habla bien de Reagan o Thatcher. La 'mujer de hierro', según usted, salvó el Reino Unido del "declive".

Sobre todo, de Reagan y Thatcher hablaban bien las grandes mayorías que los votaron. Thatcher se enfrentó con éxito a un sindicalismo radical que había puesto el Reino Unido en las puertas de la intervención del FMI. Fíjese que Tony Blair no cambió gran parte de las cosas que había hecho Margaret Thatcher. Y ahora fíjese en la actual reaparición de la izquierda laborista que condena el viejo "Labour" a no gobernar en décadas.

- ¿Vaixell o barco? Lo digo porque usted utiliza "barco".

Las manías de la corrección lingüística pueden ser grotescas. Por ejemplo, publiqué una novela en los años ochenta y el corrector fue muy estricto, demasiado, en mi opinión. Años después, cuando se hacía una reedición, el corrector me sugirió las formas que el otro corrector había rechazado. Y no puedes pasarte el tiempo discutiendo con los correctores.

- ¿El catalán necesita un puesta a punto?

Mire, necesita calidad expresiva, oral y escrita, necesita recuperar riqueza léxica, necesita asimilar nuevos términos tecnológicos, sin recelo. Y sobre todo, necesita lectores, más lectores, algunos lectores. Si no es así, la cosa acaba y caemos en la chabacanería y el "patois" doméstico.

- Tampoco tenemos ahora nadie con la autoridad moral de Pompeu Fabra.

Aunque, por suerte, encuentras lingüistas con un gran sentido de la lengua. Pero tengo la sensación de que ahora todo el mundo "normaliza" según le conviene. El absolutismo lingüístico -ayer el estructuralismo, hoy no sé qué- no ayuda.

- ¿Cuál es la diferencia entre un buen escritor y un gran escritor?

El buen escritor hace las mejores costillas de cabrito a la brasa. El gran escritor es el cazador del cabrito salvaje.

- Confiese: Pedrolo no le cae muy bien. Llega a decir que "no sabe escribir" (pág 149).

Efectivamente. El modelo de prosa de Pedrolo es misérrimo y las novelas ... ¿Cómo es posible que toda una generación haya estudiado el manuscrito de no sé qué en vez de leer a Pla, Rodoreda, Ruyra, Salas o Pla?. En la escuela, Pedrolo ha destruido futuros lectores.

- Maria Aurèlia Capmany, tampoco. ¿No serán prejuicios ideológicos?

¿Qué queda de la señorita Capmany? Cuando hablamos de literatura, no tengo prejuicios ideológicos porque entiendo la literatura como una realidad superior. Y por eso una cosa es la justificación moral del resistencialismo de posguerra y otra es escribir bien. La mejor aportación que puede hacer un escritor en Catalunya es escribir como mejor pueda y atraer lectores, si es que aún estamos a tiempo.

- ¿Cómo está de salud la literatura catalana en estos momentos?

Sospecho que estamos en el extremo de un ciclo. En todo caso, sería mentalmente higiénico distinguir entre los productos o subproductos editoriales y la literatura de verdad. El parque temático del Día del Libro es muy ilustrativo.

- "No nos engañemos: el nombre propio más usado en el planeta Tierra es Mohamed" (pág 80). ¿Como nos lo tenemos que tomar ésto?

Hay un expansionismo musulmán, ya bien por el hecho migratorio y también por la pujanza demográfica. El Islam, de repente llega una vez más a las puertas de Viena. Todo esto no es teoría. Vea como después de los años multiculturalistas y alegres tenemos la extrema derecha y la revisión de las leyes de inmigración. En Francia, el primer ministro Valls es un ejemplo.

- En Francia, la extrema derecha ha embolsado "los votos comunistas". También lo dice usted: pág 137.

En Francia primero, y después casi por toda Europa. En gran parte debido al recelo ante la inmigración. Y, a la vez, pienso que en términos proporcionados la inmigración -la legal, claro- contribuye al crecimiento económico. Pero las leyes son nuestras y no las del imanes.

- Usted con la expresión Països Catalans no debe de estar muy de acuerdo, ¿verdad?

No, sobre todo porque ha generado efectos reactivos poco recomendables. Existe un vínculo lingüístico que necesita más sinergias prácticas y menos retórica. La República de España y Latinoamérica es, entre tantas, una de las tonterías más grandes de lo que llamamos "proceso".

- "Los buenos gobernantes -sean de la ideología que sean- tienen un sentido seguro del ritmo político y social". La frase también es suya (pág 160). ¿Qué ha fallado en Mas en caso de que haya fallado algo? ¿El tempo?

Pues, por ejemplo, la noche electoral cuando perdió doce escaños debería haber dicho que captaba el mensaje y que sacaría consecuencias. Y hacerlo. Al contrario, aceleró. Y ha destruido Convergència además de dividir a la sociedad catalana.

- En su opinión, en épocas de mediocridad los líderes también son mediocres.

Suele suceder pero no es irreversible. Un líder de gran potencia renovadora puede contribuir a sacar un país de la mediocridad. Y yo creo que en estos casos las élites son imprescindibles. El nacionalismo distorsiona las élites de Catalunya. Es el precio funesto de la cuota.

- La última pregunta es obligada: ¿cómo terminará el proceso?

Más confusión, inestabilidad, unas minorías radicalizadas y unas mayorías que se retraen. Desconsuelo del sistema productivo.

- ¿Algún pronóstico para el 27-S?

Faltan ya tan pocos días que es más razonable esperar el recuento y hablar al día siguiente. Sospecho que hacemos demasiado pronósticos que casi nunca aciertan. /Una entrevista de Xavier Rius

Publicidad
Publicidad

57 Comentarios

Publicidad
#31 BEJOTA, bcn, 09/10/2015 - 17:06

El desafío independentista

Alemania insiste a Cataluña: «No necesitamos nuevas fronteras en Europa»
El ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, ha asegurado hoy en Madrid, en referencia al reto independentista en Catalunya.

#30 BEJOTA, BCN, 23/09/2015 - 17:33

E. MUNICIPALS FA TRES MESOS.
CATALANS: 7.571.127

CENS: 5.376.160

VOTANTS: 3.049.806

Separatistes: 1.398.099

Separatistes: 26% DEL CENS.

#29 rushmore, vic, 23/09/2015 - 07:30

Que se puede esperar de un hombre que defiende a M.Tatcher: absolutamente nada.
Falsos liberales que viven de lo público como Esperanza Aguirre.

#28 Pablito, Barcelona, 23/09/2015 - 02:42

Interesante entrevista de Valenti Puig. Habla razonando y se le entiende. Quizá hombres como él hacen falta en Cataluña alejados de la verborrea casposa de algunos falsos nacionalistas que hoy más que nunca están demostrando ser golpistas sordos a las necesidades reales de nuestra comunidad.

#27 Ciudadano Sinmitos, Barcelona, 22/09/2015 - 17:32

Mas destruye lo que toca. Pero la inminente muerte de Convergència se debe, sobre todo, a que padece una grave corruptivitis pujólica complicada con una sisicosis estelada mental irreversible.